martes, 15 de octubre de 2019

PRIMERA NACIONAL: UN ÁRBOL NO TAPA EL BOSQUE






La visita de Estudiantes a Mar del Plata culminó con derrota. Y aunque hay que hacer un análisis de la misma, para corregir algún defecto que se haya presentado en el juego, no conviene enfrascarse demasiado en la caída. No hacer el simple borrón y cuenta nueva, pero si  observarla dentro del contexto en el que ho se halla inserto el celeste en esta Primera Nacional.
Estudiantes se vió sorprendido. Alvarado puso sobre la mesa sus últimas fichas y la apuesta le salió bien. Aprovechó un momento de incertidumbre del celeste, encontró en la contingencia del viento una forma de contener al rival y tuvo uan efectividad inusitada, poco habitual en este tipo de torneos.
El 0-3 fue mucho. Estudiantes tuvo una gran capacidad de reacción que sin embargo no alcanzó.
Desde los últimos minutos de la etapa inicial pudo verse al verdadero Estudiantes. El viento perdió fuerza, Cabrera entró en ritmo, Beraldi se mostró más movedizo, Bottino equilibró el mediocampo y los volantes y laterales encontraban por afuera la forma de escalar en ofensiva. En el minuto 39, Cainelli y Benavídez armaron una jugada por derecha que Sepúlveda concretó con un cabezazo.
Al empezar el complemento Alvarado trató de recuperar la dinámica pero se fue apagando. A medida que el local se iba quedando, Estudiantes crecía en juego y asediaba la valla de Bilbao. El gol de Hesar a los 20 minutos elevó las esperanzas celestes. Alvarado consciente de eso se fue cerrando y plantando bandera para aguantar.
Estudiantes tuvo la pelota hasta el final, buscó ese lugar que le permitiese quebrar la defensa marplatense, sin embargo no lo logró.
Estudiantes tropezó en el Minella pero no cayó. Sigue en un lugar privilegiado y tiene mucho con que mantener y solventar ese espacio.


SÍNTESIS DEL PARTIDO
ALVARADO (3):
Bilbao; Zurbriggen, Fernández, Zules Caicedo y Ponce; Algozino, González, Ledesma y Becker (Lucero); Giordana (Giacomini) y Rivero (Quiles). DT: Juan Pablo Pumpido. Suplentes: Degra, Caro, Tejo, Rinaldi.
ESTUDIANTES (2): Peralta; Benavídez, Martínez Schmith (Ferreira), Vester y Formica; Cainelli (Peralta), Cabrera, Bottino y Beraldi (Cuello); Sepúlveda y Hesar. DT: Marcelo Vázquez. Suplentes: Olivera, Zbrun, Cevasco, Arismendi.
Goles: Rivero (pt 18’), Becker (2, pt 28’ y 34’), Sepúlveda (pt 39’), Hesar (st 20’)
Árbitro: Carlos Córdoba. Estadio: José María Minella (Mar del Plata)

sábado, 5 de octubre de 2019

PRIMERA NACIONAL: TORBELLINO CELESTE







Tomó un tiempito acomodarse., pero cuando lo hizo, Estudiantes fue ese equipo abrumador, que ocupa todos los sectores del campo asfixiando en la marca y desplegándose en ofensiva. Recuperando sus mejores atributos el celeste retomó la senda de la victoria al imponerse 3 a 1 a Guillermo Brown de Puerto Madryn.
Claramente hubo dos partidos y la medianera que dividió ambos momentos del juego fue el gol de Beraldi. Es que ocurrió esta contingencia en el minuto 28 de la primera etapa, el partido se presentó bastante equilibrado. Estudiantes era algo más pero sin poder imponerse, mientras que Brown trataba de ser ordenado y cuando veía el claro se mandaba alguna que otra incursión ofensiva. Esos intentos del equipo patagónico sirvieron para ver a Adrián Peralta en toda su dimensión.
Con el central Herner siendo atendido fuera del campo y la duda para hacer el cambio, Cuello puso exactamente ahí el balón, donde faltaba una marca, para que Sepúlveda la bajara con el pecho y Berladi entrara solo para definir y poner el 1 a 0 con un latigazo de zurda.
A partir del gol Brown ya no se mostraba tan acomodado y Estudiantes tomaba confianza para establecerse como dominador. Hasta el final del primer tiempo arrinconó al visitante y en dos ocasiones, con un remate y un cabezazo, Sepúlveda estuvo a tiro de aumentar el marcador.
El complemento fue más de eso. El control de la pelota ya era exclusivo de los volantes celestes, Bottino estaba muy preciso en el manejo, Cainelli se volvía imparable por derecha, Hesar hacía el trabajo sucio y liberaba a Sepúlveda, constante dolor de cabeza para el fondo de Brown.
Rápidamente Estudiantes pudo conseguir el segundo gol. Minuto 13, Cuello abrió para Benavídez, que desbordó por derecha y mandó el centro justo para que Hesar de cabeza marcara el 2 a 0.
Instantes después, en una jugada de tiro de esquina, Brown encontró el descuento por intermedio de Osores. Estudiantes con la confianza muy arriba ni se inmutó y siguió marcando el compás del juego.
En uno de sus constantes ataques el celeste marcó el tercero. Se jugaban 24 minutos y un pase de Formica es interceptado por la mano de Sánchez. Penal, muy claro, que Sepúlveda ejecutó con calidad para poner el 3 a 1.
Después de dos empates Estudiantes volvió al triunfo, reconquistando esas características que lo hacen un equipo de temer. Ese que es como una tromba y vive los partidos sin toamrse descanso.
SÍNTESIS DEL PARTIDO
ESTUDIANTES (3): A. Peralta; Benavidez, Schmith, Vester, Formica; Cainelli, Beraldi (Zbrun), Bottino (Cevasco), Cuello; Sepulveda (Pérez), Hesar. D.T.: Marcelo Vázquez. Suplentes: Olivera, Ceresole, M. Peralta, Arismendi.
GUILLERMO BROWN (1): Taborda; Ramírez, Herner (Osores), Sánchez, Ruíz Díaz; Soloa (Méndez - expulsado st 28'), García, Moreno, Bonetto (Bazan); Acosta, Vera. D.T.: Marcelo Broggi. Suplentes: Aguero, Avila, Lobo, Depetris.
Goles: Beraldi (pt 28'), Hesar (st 13'), Osores (st 15'), Sepulveda (st 24' penal).
Arbitro: Gastón Suárez. Estadio Antonio Candini.

sábado, 28 de septiembre de 2019

PRIMERA NACIONAL: ESTUDIANTES SIGUE SUMANDO








"Mala suerte, pibe. Todo el mundo cobra a la final". ("Torito", Julio Cortázar)
A no aflojarle. Todo sirve, todo suma. En el recuento final cada cachito que se consiga será fundamental para las aspiraciones celestes.
En la República de Mataderos, la tierra de Justo Suárez, el Torito, Estudiantes tuvo en su mano la última piña y se trajo para estos lares un gran empate.
La parada no era sencilla. Sin Alejandro Cabrera para equilibrar y conducir al equipo, sumado a un reducto muy difícil, con el dueño de casa lleno de urgencias y el debut de su DT, el relator Rodolfo De Paoli, que acaparaba toda la atención mediática.
Fiel a su estilo, Marcelo Vázquez cambió nombres mas no planteos e intenciones. Ante un Chicago muy necesitado, que tomó la iniciativa, Estudiantes se plantó con firmeza en defensa, tuvo orden desde la ubicación de Zbrun, y cuando pudo, sin desesperarse, logró salir con velocidad.
Al primer tiempo le faltó jugadas de gol. Los intentos de ambos no prosperaban y los arcos quedaban lejos.
La modorra se sacudió en una jugada por lado. Primero a los 29 minutos cuando un tiro libre de Baiman se estrelló en el travesaño. Luego, casi al final de la etapa, Cainelli se le escapó a More, deborde por derecha, centro para la entrada de Cuello, que es desestabilizado por el Cata Díaz, en un penalazo que Comesaña omitió.
En el complemento el partido se abrió y aparecieron espacios para atacar. Estudiantes salió con toda la furia y en los primeros diez minutos generó 3 jugadas de peligro. Chicago también tuvo lo suyo pero no pudo ante un magnífico Adrián Peralta.
Pasado el minuto 20 bajó ese ritmo demoledor y pareció que el partido volvía a plancharse.
Sin embargo faltaban muchas sorpresas.
Cuando ya hacía rato que no llegaba Chicago abrió el marcador. Minuto 37, pase entre líneas de Viola para la entrada de Asenjo que define ante la salida de Peralta.
Faltaba poco para el final pero Estudiantes no se amilanó. Con el umbral de confianza al máximo el once de Vázquez salió a buscar el empate, que consiguió en el minuto 40.
Tiro libre desde la derecha, Bottino amaga, la defensa local que se desordena, centro perfecto para el salto de Vester, que desaira a Martínez y el Cata Díaz, y con un espectacular cabezazo pone el 1 a 1.

Los casi 10 minutos que quedaron fueron un muestrario de estados de ánimo. Los de Chicago, nerviosos y deprimidos desde la tribuna hasta el campo de juego por la oportunidad perdida, y los de Estudiantes, felices y satisfechos por la tarea consumada.
SINTESIS DEL PARTIDO
NUEVA CHICAGO 1: Silva; Vivas, Martínez, Díaz y More; Mater, Juárez, Baima y Micelli (González); Araujo (Viola) y Asenjo. DT: Rodolfo De Paoli. Suplentes: Minaglia, Pavón, Lettieri, Nelle, Martínez.
ESTUDIANTES 1: A. Peralta; Benavídez, Martínez Schmith, Vester y Formica; Cainelli (Recalde), Zbrun (Cevasco), Bottino y M. Peralta; Cuello y Sepúlveda (Reynoso). DT: Marcelo Vázquez. Suplentes: Olivera, Ceresole, Arizmendi, Pérez.
Goles: Asenjo (ST 37'), Vester (ST 40').
Árbitro: Lucas Comesaña. Estadio República de Mataderos



lunes, 23 de septiembre de 2019

PRIMERA NACIONAL: ESTUDIANTES Y MITRE DIVIDIERON HONORES






La jornada 6 será recordada como la del primer empate de Estudiantes en la Primera Nacional. El equipo de Marcelo Vázquez buscó de distintas formas romper el cero pero no pudo. En la primera etapa lo hizo mostrando un buen nivel de juego, mientras que en el complemento no tuvo tanta claridad, sin embargo en ambos momentos generó jugadas de peligro y mereció más.
Desde el arranque el Celeste logró imponer su presión, quedarse con la pelota y avanzar creando varias situaciones de gol. Hesar ganaba por izquierda, Cabrera y Cuello le imprimían dinámica a la circulación en el medio y Cainelli y Bottino encontraban por derecha terreno fértil para avanzar. Sumado a las subidas de los laterales y al trabajo de Sepúlveda, llegaban al área aurinegra una gran cantidad de jugadores celestes.
En algunas ocasiones por no estar precisos en la definición y un par de muy buenas atajadas de Ojeda, Estudiantes se vio privado de adelantarse en el marcador. La más clara fue al minuto 14 cuando Bottino mandó el centro al corazón del área para la entrada de Hesar, cuyo remate fue sacado por el arquero en una gran intervención.
Pasado el minuto 20 la intensidad de juego celeste bajó y Mitre pudo animarse a algo más.
Sobre el final del primer tiempo Estudiantes recuperó presencia ofensiva y se volvió a acercar con peligro. En el minuto 42 cuando tras un tiro de esquina Martínez Schmith se anticipó en el primer palo y su remate se fue apenas desviado y un par de minutos después con un cabezazo de Cabrera.
El arranque del segundo tiempo fue a todo ritmo. Estudiantes tuvo dos muy claras, una a los 5 minutos con un remate de Sepúlveda desviado y otra a los 8 minutos con una contra que no pudo conectar bien Cuello al momento de definir.
Mitre también tuvo lo suyo en esos instantes, pero todo llegó hasta ahí. Después, más rápido de lo que sucedió en la etapa inicial, el partido se planchó.
El juego de Estudiantes no era tan limpio y a los santiagueños les sentaba muy bien el empate. En ese panorama el celeste no encontraba las respuestas para abrir el partido y se sumía en su frustración por querer más y no poder.
El cierre con la expulsión de Cabrera hizo parecer al empate como una dolorosa derrota, cuando en realidad solo son circunstancias del juego. Estudiantes empató y es solo eso, un empate, que suma y sirve para seguir arriba.
SINTESIS DEL PARTIDO
ESTUDIANTES (0):
A. Peralta, Benavídez, Martínez Schmith, Vester, Formica, Bottino, Cabrera (expulsado st 46'), Cuello (Beraldi -expulsado st 48'-), Cainelli (Pérez), Hesar (M. Peralta), Sepúlveda. DT: Marcelo Vázquez. Suplentes: Olivera, Recalde, Zbrun, Ceresole.
MITRE (Santiago del Estero) (0): Ojeda, Ceballos, Rébola, Moisés, Maidana, Figueroa (Tolosa), Alessandroni, Rivadero, Lencinas (Sayavedra), Verdugo, Blanco (Tellas). DT: Gabriel Gómez. Suplentes: Temperini, Valdez, Farré, Torres.
Arbitro: Nazareno Arasa. Estadio Antonio Candini.

sábado, 14 de septiembre de 2019

PRIMERA NACIONAL: MERECEDORES DE BELLOS MILAGROS





"Nos merecemos bellos milagros, y ocurrirán", decía Diosito Borges en una de las últimas escenas de "El Marginal III", y usaba esa frase del Indio Solari ("Amok! Amok!") para expresar que dentro de lo malo de la situación veía un futuro de cosas buenas.
Eso pasó anoche con Estudiantes. La mano venía brava pero en el fondo estaba la fe para revertirla. Después de un primer tiempo complicado, de Martínez Schmith fue el primer milagro y en el epílogo del juego el Colo Cabrera hizo un mérito más para ser canonizado e incluído en el catálogo de los santos. Y para que lo maravilloso de la divinidad sea completo, el Chupa Peralta demostró que no sólo sus manos son mágicas y tapando con los pies aseguró la victoria.
Cuando Estudiantes estaba acomodando sus fichas, Ferro se encontró con una inesperada jugada que usufructuó al máximo. Minuto 7, una duda en el fondo y Pugh que le gana a Vester y la poner por encima de Peralta. Ahí cambió todo. El verdolaga con la ventaja se hizo más fuerte en el mediocampo mientras que Estudiantes sintió el golpe, no pudo reaccionar y su tarea se fue desdibujando con el correr de los minutos.
Consciente de que ya había regalado mucho tiempo, Marcelo Vázquez dispuso de las modificaciones para iniciar el complemento. Bottino saltó al campo de juego para sostener la estructura del mediocampo, Cabrera se fue más adelante para formar sociedad con Cuello y Hesar al ida y vuelta le sumó más responsabilidades ofensivas.
Planteado de esa manera el panorama celeste comenzó a cambiar. Tuvo más la pelota y la manejó con serenidad. A diferencia del primer tiempo ya no se saltaban más líneas y los pelotazos eran solo para cambios de frente cuando se descolgaba alguno libre por las bandas.
Ferro fue resignando campo y posesión y limitó todo su accionar a salir de contra. En el minuto 29 Tesuri pudo coronar una pero definió mal. La respuesta celeste fue el golazo de Martínez Schmith, que con un impresionante remate de media distancia puso el 1 a 1.
El final fue colosal y jubiloso. Estudiantes siguió yendo hasta que se hizo del premio mayor. Minuto 45, Benavídez abre para Sepúlveda, que de primera la mete toca hacia el área por donde aparece a la carrera el Colo Cabrera, que con un toque de zurda la ubica sobre el palo más lejano de Bailo.
Mientras duraba el delirio del 2 a 1, Ferro volvió a armar otra contra. Minuto 48, el remate de Bordacahar pega en el palo, Segovia toma el rebote, remata, un desvío y Peralta que, casi descolocado, la saca con el pie. El milagro fue completo.
Estudiantes volvió a ganar y a colmar de felicidad el Candini. Por no renunciar, por fe, el celeste se hace merecedor de cosas buenas y las recibe.

SINTESIS
ESTUDIANTES 2: A. Peralta, Benavídez, Martínez Schmith, Vester, Formica, Cainelli (Aman), Cabrera, Cuello, Hesar (M. Peralta), Sepúlveda, Pérez (Bottino). DT: Marcelo Vázquez. Suplentes: Olivera, Recalde, Zbrun, Beraldi.
FERRO CARRIL OESTE 1: Bailo, Grana, Milán, Canto, Mazur, Tesuri (Segovia), Ozeri, Asprea, Gómez, Bordacahar, Pugh (Pulicastro). DT: Jorge Cordon. Suplentes: Jachfe, Olivarez, Murillo, Carbonero, Ortega.
Goles: Pugh (pt 7'), Martínez Schmith (st 30'), Cabrera (st 45').
Arbitro: Héctor Paletta. Estadio Antonio Candini.

lunes, 9 de septiembre de 2019

PRIMERA NACIONAL: CUANDO CANTIDAD ES CALIDAD

En base al trabajo y a la planificación, Estudiantes ha logrado tener un amplio plantel que le permite a su técnico, Marcelo Vázquez, disponer de una cantidad de variantes sin resentir el andamiaje natural del equipo.
El sábado pasado en Villa Crespo pudo apreciarse lo subjetivo de la calidad y lo tangible de la cantidad. Estudiantes salió a la cancha con cambios en su formación y en su esquema, jugó un gran partido y se llevó la victoria. Pero no fue solo eso, al inicio del juego. Durante el partido también se debió recurrir a mover piezas y todo siguió igual. Consecuencia de ideas claras absorbidas por jugadores inteligentes y capaces.
Estudiantes sorprendió a Atlanta y lo dejó sin reacción. Dominó el mediocampo y con mucha dinámica tomó el control del juego. Sin posiciones fijas, las camisetas celestes aparecían por todos los sectores del campo, para asociarse y darse opciones a la hora de generar fútbol y multiplicarse en el sacrificio y esfuerzo para no dejar huecos al momento de marcar y recuperar la pelota.
Después de un par de insinuaciones Estudiantes golpeó y abrió el marcador. Minuto 10 del primer tiempo, centro de Formica, un rechazo, Cabrera recupera y lo deja solo a Cuello, que gira y define de zurda ante la salida de Rago.
Atlanta trató de despabilarse y con más empuje que ideas se lanzó sobre el fondo celeste. Por las bandas y con centros al área encontró una forma de acercarse. A los 27 minutos un cabezazo de Tecilla encontró una fenomenal respuesta de Peralta. En el minuto 32 Astina tocó para Ochoa Giménez, desborde, centro, Pedrozo tira a quemarropa, Peralta tapa a puro reflejo, y el rebote que le queda a López que mete el zurdazo junto al palo para empatar el partido. Parecía que Atlanta se llevaba por delante a Estudiantes. Nada más lejos de la realidad.
Cuatro minutos después del empate, Estudiantes volvió a dejar en claro cómo iban a ser las cosas y marcó el 2 a 1. Desde casi la mitad de la cancha Bottino asiste a la perfección a Hesar, que la baja con el pecho y remata de derecha, tapa Rago, e Ibra va por el rebote y con un toque de zurda convierte.
El último atisbo de reacción del bohemio fue en la jugada siguiente, con un cabezazo de López en el que Peralta volvió a lucirse con su atajada. No hubo más.
Todo lo que sucedió hasta que finalizó el encuentro fue para Estudiantes, manejando los tiempos a su voluntad, bien parado para no sufrir ningún sobresalto y con las garras afiladas para salir de contra. Durante el complemento también se hizo palpable el concepto con el que inicié la crónica. Con la salida de Formica, acuciado por una tempranera amarilla, y Foglia, por lesión, Marcelo Vázquez rearmó en dos ocasiones la defensa celeste. Nada sucedió.
Estudiantes ganó un gran partido, bajó al puntero y gana por primera vez en su historia en la capital de la República, dejando bien en claro que tiene material, en cantidad y calidad, para cambiar cuando haga falta.


SINTESIS DEL PARTIDO
ATLANTA (1):
Rago; Molina, Coronel, Tecilla, Ochoa; Talpone (Trinidad), Previtali, Ochoa Giménez; Astina (Mazzanttini), López (Molina), Pedrozo. DT: Alejandro Orfila. Suplentes: Ferrero, De Ciancio, Váldez Chamorro, Marinucci.
ESTUDIANTES (2): A. Peralta, Benavídez, Foglia (Zbrun), Vester, Formica (Martínez Schmith), Cainelli, Bottino, Cabrera, Hesar, Cuello, Ferreira (Sepúlveda). DT: Marcelo Vázquez. Suplentes: Olivera, Beraldi, M. Peralta, Pérez.
Goles: Cuello (pt 10'), López (pt 32'), Hesar (pt 36').
Arbitro: Pablo Dóvalo. Estadio León Kolbowski (CABA)


Fotos de Federico Imas / caatlanta.com.ar

lunes, 2 de septiembre de 2019

PRIMERA NACIONAL: RECALCULANDO







Con mucha actitud y juego Estudiantes tuvo la virtud de cambiar a tiempo. El equipo de Vázquez pegó el volantazo cuando la mano venía turbia, dio vuelta el partido y le ganó 3 a 1 a Independiente Rivadavia.
Luego de un comienzo alentador, manejando el ritmo del juego, el celeste se encontró yéndose al descanso perdiendo 1 a 0.
A diferencia de los dos partidos anteriores, Estudiantes pudo de arranque imponer su dinámica y presión, manejando la pelota, buscando desbordar usando bien las bandas y anulando al rival. Sin embargo, ese control no lo pudo traducir en jugadas de peligro, salvo un cabezazo de Ferreira y un remate de Benavídez, y de a poco fue perdiendo fuerza al no encontrar las variantes para llegar al gol. Sin sufrir en el fondo, Independiente se animó un poco más y equilibró el trámite.
En la única jugada a fondo que tuvo en la etapa inicial la lepra se puso en ventaja. La llevó González de la derecha al medio y cuando encontró el espacio tocó para Mayorga, quien entrando libre por izquierda convirtió con un remate al primer palo de Peralta.
En esa situación de encontrarse abajo en el marcador Estudiantes no tuvo respuestas. En el minuto 40 estuvo a tiro del empate cuando Foglia cabeceó un tiro libre de Beraldi, pero faltaba algo más.
Marcelo Vázquez decidido a no perder tiempo mandó a cancha desde el inicio del complemento a Cuello y Peralta por Zbrun y Beraldi. El equipo puso el partido en el campo de la lepra, que se retrasó cada vez más tratando de cuidar el resultado.
Con mucha paciencia para manejar la pelota y agresividad para ocupar los espacios y presionar, Estudiantes fue arrinconando a su rival. Cabrera llevaba la lanza, Cainelli y Cuello le metían mucha dinámica al juego, por los laterales Benavídez y Formica eran imparables y el tridente ofensivo Peralta, Ferreira y Hesar (que había ingresado por Sepúlveda) comenzaba a darle dolores de cabeza a la defensa leprosa.
En el minuto 25 todo lo bueno que venía haciendo Estudiantes por fin encontró concreción en la red. Cabrera desde el medio abre para Formica, pase genial para Hesar que desborda y mete el centro atrás para la entrada de Martín Peralta, que con un toque de derecha convierte el empate.
Con la tranquilidad de haber encontrado el gol Estudiantes potenció su rendimiento ante un Independiente que no sabía qué hacer. Alcanzar el triunfo era solo esperar el momento propicio y este llegó en el minuto 37. Recuperó Formica, pared entre Hesar y Cainelli que se metió por la izquierda al área y cuando todos esperaban el centro los burló metiendo un remate bajo al primer palo de Aracena, que se transformó en el gol del 2 a 1.
El final fue perfecto. Si a la soleada tarde del Candini alguien merecía cerrarla de manera espectacular, sin dudas era Cabrera. Minuto 44, pase de Martín Peralta para la corrida del Colo que definió ante la salida del arquero. Su grito de gol se multiplicó por miles y la alegría con que lo festejó fue el alimento del alma de todos.
Estudiantes volvió a ganar en Primera Nacional, dando vuelta un partido durísimo, porque tuvo mucha actitud. Para reconocer el momento en que las cosas no salían, tener el temple para cambiar y sacar todo afuera para imponer su juego y quedarse con el triunfo.
SINTESIS
ESTUDIANTES (3): A. Peralta, Benavidez, Foglia, Vester, Formica, Cainelli, Zbrun (M. Peralta), Cabrera, Beraldi (Cuello), Sepúlveda (Hesar), Ferreira. DT: Marcelo Vázquez. Suplentes: Olivera, Martínez Schmith, Bottino, Aman.

INDEPENDIENTE RIVADAVIA (1): Aracena, Navas, Colombo, Marín, Ledesma, Marcioni, Mayorga (Molina), Ubeda, Viguet (Di Santo), González (Negri), Klusener. DT: Luciano Theiler. Suplentes: Cirrincione, Porro, Ayala, Peralta.
Goles: Mayorga (pt 35’), M. Peralta (st 25’), Cainelli (st 37’), Cabrera (st 44’).
Arbitro: Julio Barraza. Estadio Antonio Candini.